Archivo para abril 2010

New York- Día 1

abril 27, 2010

El fin de semana nos fuimos a NY con el objetivo de encontrarnos con nuestro amigos Rosario, Fede y Caro –la prima de marce- que están de vacaciones y aprovechar para ver algunos posibles vecindarios a donde instalarnos en el próximo septiembre!.

Fueron dos días sin desperdicio. El primer día, después de renunciar a la idea de convencer a Marce de ir  a vivir al Bronx, nos comimos un brunch (algo asqueroso en concepto, pero delicioso en sabores, un desayuno almuerzo en donde se mezcla todo: jugo, café con leche, algún trago con vodka o champagne, panceta, frutas, panes y huevo mucho mucho huevo –especial para DTs-), y decidimos visitar Brooklyn.

Para eso tuvimos que cruzar nosotros dos y una valijita con rueditas que tuvimos de hija todo el día, un puente de 10 cuadras, que resulto ser el lugar más cosmopolita del planeta. En el trayecto nos cruzamos con judíos ortodoxos, musulmanes, indios, muchachos tipo coldplay, mujeres tipo britney, gente en bici, en rollers, viejos en cuero, todo el mundo fashion y algunos mexicanos laburantes. Recorrimos Park Slope, un Palermo a la enésima potencia y volvimos al encuentro del resto.

Nos esperaban en el departamento con más olor a vainilla del mundo, los chicos y su regalo, un fernet. Abrimos el regalo, nos tomamos la mitad y nos fuimos a comer a un brasilero. Nos pedimos una jarra loca de caipiriña que era intomable de lo fuerte, nos la bajamos toda y después lo último que me acuerdo es estar pasando por debajo de un puente humano – ese que se hace levantando las manos de a dos – descontrolando en  una fiesta yankee gritándole algo al DJ y después nada más, oscuro. No sé como volvimos, quizás alguien escribió la dirección antes de salir.

Anuncios

Voy a ser un analfabeto digital?

abril 22, 2010

Me había ofrecido como voluntario para dar una mano en un evento de unos compañeros de oficina. Había llevado mi computadora, pero me dijeron que no hacía falta, que ya habían programado todo para que haga mi tarea en lo que resutó ser una Mac.

Debo haber sido el peor voluntario de la historia y no sólo por mi incompetencia, si no por la compu: nunca pude entender como funcionaba y todo me salió absolutamente al revés de cómo esperaba. En un momento una emprendedora social que parecía muy poco preocupado por lo estético se me acerca y me comenta bajito “Veo que sos un Apple boy, yo soy gran fanática, tengo todo de ellos”.

Para nada. Nunca tuve Ipod, Iphone, ni nada de Apple supongo que al igual

Logo de Apple cerca del Rockefeller Center

que la mayoría de la población mundial; siempre me arreglé con aparatitos de otras marcas que hacían lo mismo pero a un menor precio.

Acá hay tanta locura con  los productos de esta empresa que uno se siente raro por no pertenecer. Los Iphones no sólo los tienen los ricos y los empresarios, si no que es común ver a cajeros de super usándolos entre cliente y cliente. El lanzamiento del Ipad fue una locura, mi compañero de oficina en la ONG se terminó comprando un segundo Ipad el mismo día D en un Mac Store porque no estaba seguro si le iba a llegar el que había encargado por correo.

A veces me pregunto si no entender los truquitos de los aparatos Apple me va a volver un analfabeto digital dentro de unos años, como los que les pasó  a los que se resistían a la PC. O si simplemente me estoy perdiendo tener aparatos que brindan status… y que están haciendo entupidamente ricos a los accionistas de la empresa.

de Asados

abril 15, 2010

Como ya contó Caro acá, hace poco tuvimos nuestro primer asado en Washington, lo hicimos en unas parillas públicas muy lindas frente al río. La nota destacada la dio la molleja, que salió extraordinariamente crocante y sabrosa y encima costó menos de la mitad que cada uno de los otros cortes de carne.

Dado el éxito de la molleja se me ocurrió que compremos muchísima para tener en casa y poder comer siempre. El otro fin de semana cuando estábamos en el súper latino y ella estaba distraída pensando que brotes de soja y lechugas comprar para complementar la espinaca y la berenjena que ya teníamos, yo llené el canasto de molleja.

Cuando ella descubrió que teníamos más de esta carne en nuestra casa que José Coto, aceptó que empecemos a probar hacer distintos platos: mollejas al verdeo, mollejas con arroz, etc. Todos nos salieron babosos e incomibles.

La única solución que se me ocurre para vaciar nuestro congelador que rebalsa de molleja es copiar un modelo de asado que le vi hacer a mi viejo hace muchos años para sus amigos: un asado 100% de este corte. Espero encontrar comensales que se copen con la idea.

Mundo fashion

abril 8, 2010

Hoy a la tarde me volví caminando del curso de inglés con mi amigo Bilia de Turkmenistán. El trayecto a casa no son más de 40 cuadras, que se hacen en aproximadamente 1 hora, entre charla y semáforos.

En una espera de cruce mientras Billia me contaba lo cerca que queda Turkmenistán de china y del Tíbet y me aclaraba porque él no tiene ojos rasgados; se poso delante nuestro un gran tiburón blanco de dos metros, con branquias y todo. Al principio nos asustamos un poco, pero después nos dimos cuenta que era una limousine del tipo orca asesina que habíamos visto dos minutos atrás en el semáforo anterior y como otras  10 de su misma clase que contabilice durante una noche de salida en el fin de semana.

Por la cantidad que se ven, pareciera que la gente elige las limos como auto de uso diario (después van al super, a comprar el pan, a almorzar con la flia, al gimnasio, todo en limo), pero como no puedo concebir como sería el tema del estacionamiento – no hay un centímetro de la ciudad sin parquímetro – no creo.

La verdad es que genera bastante intriga pensar quien puede ir adentro y que está haciendo. Las primera vez me imagine un rapero con mil chicas en vestidito encima de él tomando champagne, la segunda a Madonna con algún latino bajo trata, la tercera algún magnate de la industria de armas fumando un habano, la cuarta algún muchacho de Emiratos Árabes que venía de vender algunos barriles de petróleo, la quinta a Oberto con su diente de oro y sus amigos morochones de los Wizards, y después ya no supe qué.

Cuando se me agotó la imaginación decidí preguntarle a un local para que me pasara revista. Es este caso la elegida para contestar la pregunta fue una coworker de Marce que se llama Stephanie (mismo nombre del otro 40 % de la población femenina de mi edad acá). Me contó que los teenagers acostumbran alquilar limos para las salidas del fin de semana. Ponen unos dólares cada uno y el chofer los pasa a buscar y los lleva de fiesta recorriendo la ciudad.

Vendría a ser como la versión fancy del 60 en Buenos Aires, pero con algunas diferencias: no hay fernet en botella de plástico, no hay canciones de cancha, no hay chofer con cubanas, no hay toperolas, y no sale el fleco stone. En fín, puro envoltorio lo de estos paquetes.

Calientapavas

abril 4, 2010

Por las visitas de nuestros amigos Hernán y Maxi y por el cumple de Caro estuvimos saliendo bastante a boliches y bares con movida, acá y en  Nueva York. Superado el tema de los salsones latinos, nos pudimos sumergir más en los lugares a donde van los norteamericanos.

En general todo bastante parecido a nuestro país, es cierto que se ve bastante más gente de color, la música parece ser un poco más hip hop y rapera y hay mucha razzia para entrar a cualquier lado: hay que demostrar, con identificación legal o trucha, que sos mayor de 21 o no entrás.

La diferencia fuerte es el modo de bailar de muchos: se pegan una apoyada que pone incómodo al más liberal de los observadores.

La secuencia es la siguiente: Un pibe le baila un poco a una piba, y en el momento en el que si él fuera argentino le haría dar una vueltita, el yanqui la agarra por atrás y se le aferra como perro en celo, ella feliz saca culo y mueva su cintura para arriba y para abajo por lo menos hasta que termina la canción.

Bastante fuerte. Y no implica que haya beso o algo más después que se desabotonan.

Me pregunto si este baile será consecuencia de los programas de abstinencia hasta el matrimonio que Bush impuso en muchas escuelas. Sea por el motivo que sea, por favor chicos búsquense un cuarto, esa no es la forma de bailar en público. Y también ponganse un forro, pueden quedar embarazados.