Archivo para mayo 2010

Como se vive la previa del mundial en EEUU

mayo 30, 2010

En el trabajo no tuvimos la discusión acerca de donde vemos los partidos y mucho menos consideramos la opción de armar un prode. Yo tengo dos o tres compañeros de trabajo norteamericanos a los que les gusta el Futbol, e intentan ponerle onda, pero la verdad es que cada uno sigue ocho deportes antes que el futbol, y con suerte manejan el concepto Messi así que no cuentan para hablar mucho del tema y mucho menos para sindicalizarnos para ver los partidos clave.

En la ferretería o en la farmacia no hay ninguna promo de comprando un destornillador te regalamos una foto autografiada de Coloccini y encima no te dan ningún fixture en ningún lado (por primera vez en la vida me tuve que bajar uno, actualizado a los horarios locales e imprimirlo por mi cuenta).

Tampoco pasa nada en la tele. Esta semana contratamos el cable para ver  el mundial y aparte contratamos el pack de 50 canales latinos con la esperanza que nos trajera relatos en español de los partidos  y  más clima futbolístico. Por ahora el pack latino nos trajo poco mundial pero si muchas novelas salvadoreñas, películas mexicanas de los 50´s y noticias hondureñas.

No sabré como va a formar Brasill, pero por lo menos estoy preparadísimo para cualquier discusión respecto cine de Cantinflas o respecto al Lacrosse, un deporte popular en las universidades norteamericanas del que un compañero me terminó hablando el viernes cuando le quise sacar el tema del mundial por tercera vez en la semana.

Anuncios

Morisquetas mafiosoas

mayo 25, 2010

Una de las cosas a las me cuesta mucho acostumbrarme  es a no haber conocido todavía a mi primer y único sobrinito, que ya tiene 4 meses. Para imaginarme mejor como es, ando muy atento a todos los bebés de su edad: siempre que veo uno pregunto su edad y le hago alguna morisqueta como si fuera él.

El viaje a México fue un éxito en cuanto encontrar parecidos al sobrino.Vimos bebés por todos lados: en los barrios, en los colectivos, en los lugares turísiticos.  A las madres mexicanas les encanta que te les acerques un poco a sus niños, casi que te los dan para que les hagas upa.

En cambio, New York y Washington parecen ciudades de adultos únicamente. Y si llegás a cruzarte uno, está en su cochecito futurista, detrás de tres capas de protectores que lo aislan del mundo. Cuando se me ocuurrió acercarme a alguno sus madres me pusieron una jeta de que me iban a denunciar por secuestrador que me dio miedo. Acaso tendré pinta de pertenecer al crimen organizado de bebés y no me di cuenta?

Ándale, con picante!

mayo 19, 2010

La naturaleza enseña (o discovery) que cada vez que un animal es fluorescente o de un color raro, probablemente sea venenoso. Con las salsas en México pasa lo mismo. Si ves algo de color verde brillante, y lo ingerís, vas a mutar rápidamente. Hoy le puse a una sopa de lima un poquito – muy poquito – de una salsa verde, con semillas. Mis papilas gustativas me odiaron al instante.

Se me calentó la cara a la velocidad de la luz, roja como un brasa. Empecé a sudar y pensé que las orejas me iban a explotar. La parte del labio que toco ese ácido se me hinchó hasta el punto ¨Raquel Mancini¨. Una vez transitado este estadío, llegó el momento en que los ojos se desorbitaron y Marce se empezó a preocupar.

De refilón llegué a ver, dos mesas atrás, como un tipo local le avisaba a su amigo, también local, que no se pierda lo que estaba pasando; se empezaron a reír, les causó mucha gracia. Yo sentí morir, se me pasó la vida delante de los ojos en un segundo y lo único que podía pensar era en mi ingenuidad de creer que esta vez no iba a ser igual a las otras. Por suerte después el hielo del vaso, que se convirtió en antídoto, empezó generar una leve sensación de alivio.

Todavía siento dormido los labios (o no siento) y ya pasó un rato desde ese momento. No me arrepiento, lo volvería a hacer, de hecho seguro lo vuelvo a hacer mañana. Es una de las mejores cosas de estar acá, sólo hay que curtirse un poco y pasar la etapa de ablande. De ahí por un tubo al ají de la mala palabra. Quiero entrar al tubo!

Un partidito de fulbo

mayo 14, 2010

Uno de los objetivos más importantes que me planteé para este viaje,  fue tener la experiencia de ver muchos deportes en vivo. Luego de varios partidos de NBA, la semana pasada salió Fútbol por primera vez, DC United 2 Vs Texas Wizards 1, primeros puntos en el campeonato, luego de seis dolorosas derrotas en los  primeros seis partidos. Me parece que el Baseball, Hockey y Fútbol Americano ya quedan para New York.

El fútbol es claramente un espectáculo apuntado al público latino, que es un 15% del país (los negros son el 12%) y en Washington el porcentaje de latinos es aún mayor, principalmente mejicanos y salvadoreños: La voz del estadio anuncia los cambios en los dos idiomas, el equipo tiene tres salvadoreños (que son malos pero atraen a la comunidad) y hacen promos especiales apuntadas a los latinos: el otro día que era 5 de mayo (una fiesta patria mejicana) con la compra de 4 entradas te regalaban 4 sombreros de Mariachis auspiciados por Pollo Campero y casi regalaban la cerveza y la margarita en los puestos de la puerta del estadio.

El DC United usa el antiguo estadio de los equipos de futbol americano y Hockey de la ciudad, donde deben caber 2 millones de personas. Por lo tanto había miles de asientos vacios y nos pudimos sentar en la segunda fila, nunca había visto un partido desde tan cerca. En un momento nos dio ganas de entrar, de lo muertos que eran los yanquis de DC United. Pero nos dimos cuenta que los brinidis por el 5 de mayo nos habían generado un nivel alcoholico no recomendado para salir a la cancha.

Para el próximo partido nada de birra y a vestirse con los cortos y las canilleras, así si el coach nos necesita estamos preparados para entrar a cabecear un centro. Y esta vez no habrá sido la experiencia de la Bombonera o del Morumbí, pero ver a 22 tipos corriendo detrás de una pelotita siempre es bueno.

Algunas razones para elegir New York

mayo 4, 2010

La mayoría de los norteamericanos a los que les contamos nos vamos a vivir a Nueva York nos dicen que a ellos la ciudad les encanta, pero sólo para los fines de semana. A muchos locales les resulta arrollador el ritmo y el lío y por eso nos dicen que nunca vivirían ahí.

 A nivel profesional para mí es ideal: Nueva York es la sede de varias de las ONGs más grandes del mundo (muchos dicen que es la capital mundial de las ONGs) y también es sede de varios organismos internacionales como UNICEF o Naciones Unidas. Aparte están NYU y Columbia, dos de las mejores universidades de EE.UU en general y en temas de políticas públicas en particular.

 A nivel personal, para alguien acostumbrado a Buenos Aires es mucho más fácil hacerse a la idea: no creo que ninguna ciudad nos asuste por grande o complicada. Igual la principal razón que nos tienta es que vamos a disfrutar mucho de los bares, de la belleza de la ciudad y de toda la movida cultural.

Y tenemos la esperanza de que vivir en Nueva York va a motivar a más amigos a visitarnos y pasar tiempo con nosotros allá. O no?