LA MAÑANA

Parkside Av Metro Station (barrio jamaiquino): Horario 8.05.

Empieza mi mañana y la de muchísima gente más. Abro la puerta de casa para dar la vuelta a la esquina y tomarme el subte que me lleva hasta inglés. Ya hay mucha actividad, los súper latinos están a full, mucha gente descargando mercadería y mucha gente comprando. Mc Donald´s, Popeye y algún otro lugar de comidas rápidas ya están abiertos para el que quiera ¨desayunar¨. El 96 por ciento es gente negra de todas las edades. La actividad principal, arrastrar a los niños – que son puro labio y a esa hora solo exhiben su cara de puchero- al colegio e ir a trabajar. Es una fiesta de peinados rastas. Mucho dreadlocks, trenzas, afros y pelo mota; con accesorios de todo tipo y en general de los colores de la bandera de Jamaica- verde, amarillo y negro-.

Me tomo el subte, 5 paradas – 10 minutos – y bajo en Av M Metro Station (barrio judío ortodoxo): Horario 8.20

Cambio el mundo, o al menos el entorno y la gente que lo habita. La actividad sigue siendo lidiar con los pequeños. Esta vez, se ven muchas mamás en pollera hasta debajo de la rodilla y camisetas de manga larga – predominan el blanco y el negro – con pañuelos en la cabeza y cochecitos de asientos múltiples, que transportan de a dos, tres o cuatro hermanitos por vez. Los negocios siguen siendo súper latinos – en su variante kosher-, que depende el día están abiertos o no. Jueves y viernes no hay movimiento comercial en la calle. También hay mucho, pero muchos negocios de pelucas y venta de ropa del siglo XV. Los hombres con La Torá bajo el brazo – todos ortodoxos – van caminando hasta algunas casas – barrio espectacularmente lindo – que tienen como un anexo preparado, con libros y mesas grandes, y se juntan ahí, calculo que a rezar o algo por el estilo.

Camino 10 cuadras y llego a destino Av N Metro Station (barrio Ruso): Horario 8.35

No hay más niños en escena. Es un lugar medio inhóspito, con mucho metal. La estructura del tren es gigante y hay mucho ruido. Hay un cementerio cerca. Los negocios, todos instalados en galpones son en su mayoría talleres mecánicos y PyMEs que hacen alfombras o cosas de madera. Es una onda Mataderos, pero la gente que trabaja es rubia, de ojos celestes y habla en ruso.  En la esquina están mis compañeros Yasna, Ksenia, Alina, Olga y Boris tomando café. Son rusos, serbios y ucranianos que viven acá hace mucho, hablan con un acento muy particular y se visten increíblemente fashion, pero muy mal combinados – se relaciona para mí con el cambio de sistema reciente-.Nos saludamos, cambiamos el chip a inglés y nos vamos a cursar.

 

 

Anuncios
Explore posts in the same categories: Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: