Katz’s Deli – Pastrón del bueno

Cuando pasás por afuera no das un peso por Katz. Es un restaurant gigante con una luz blanca furiosa, donde la gente hace  colas larguísimas en los mostradores mientras les hacen el sandwich. Las paredes están llenas de fotos desgastadas del dueño y su hijo con actores desconocidos de los 80 y 70.

Sin embargo una vez que entrás y te acercás a la barra empezás a ver el secreto: un pastrón increíble que los muchachos cortan delante tuyo para poner en cada sandwich, junto a un poco de pepino y mostaza. Este sandwich parece combinar todos los aprendizajes del judaísmo en miles de años, porque brinda el placer absoluto.

Te ponen medio kilo por sandwich, no sea cosa que te quedes con hambre. Cuando fuimos con Caro ella pidió uno pero no llegó a comer medio, tuve que hacer un esfuerzo y comer el mío más una parte del de ella, pero  tuve que parar en el momento que si daba un mordisco más me moría.

Katz aparte del pastrón hace Knishes, Blintzes, Kneidalaj y todo que uno se pueda imaginar. Impresionante la similitud del gusto de esos platos con los que hacía mi bobe.

Tendría que ser obligatorio para todos los judíos del mundo pasar por Katz a comer un sandwich de pastrón. Y para los no judíos también.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Uncategorized

4 comentarios en “Katz’s Deli – Pastrón del bueno”

  1. Ariel Says:

    Uy diò, la pinta que tiene ese sangúche!!!

    Marce, me decepciona un poco que no hayas terminado el segundo… Y las tradiciones familiares? Un Ber nunca deja nada en el plato (menos si lo pagaste en dólares…)

  2. Paulina Says:

    ¡Pobre Caro! Veo ese sandwich y ya me siento pipona!

    Che, los ads de google me dicen “Adelgazar la panza
    Despedite de los kilos demás junto a las Cápsulas de Vinagre Ahora!” (no voy a entrar más a comentar, me parece, tus entradas son crueles!) 🙂

  3. Norbe Says:

    Mucha pinta y mucha altura ese sanguche.
    Pero… mejor que el pastrón de Chichilo??

  4. AbuSusi Says:

    Me encanta la reconciliacion con la comida de las bobes porque historiadelpresente en sus primeros pasos denostaba un poco la supuestamente sosa comida ruso/polaca “purapapa”. Supongo que habra sido necesario despojarse de los sabores de la infancia para poder disfrutar a pleno todo lo nuevo y diferente. Celebro el camino y tambien el regreso.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: